Aunque UPN quiera dar carpetazo a la investigación parlamentaria la realidad de los datos conseguidos por EH Bildu Nafarroa es tozuda y evidencia la necesidad de seguir profundizando para esclarecer lo ocurrido en torno a la planta de Biogás de Ultzama. “Hemos encontrado facturas cruzadas, instrumentalización del ayuntamiento para conseguir subvenciones dobles por una misma obra y actuaciones irregulares que pueden incumplir la Ley de Contratos” ha explicado Adolfo Araiz.

En septiembre la comisión de investigación parlamentaria sobre el caso Ultzama volverá a ponerse en marcha con las primeras comparecencias. “Tenemos muchas preguntas que hacer y que UPN deberá responder” ha asegurado Araiz, “vemos como se creó una trama triangular de cruce de facturas y de utilización del propio ayuntamiento regido entonces por Patxi Perez para acceder a ayudas públicas que de otra manera las empresas no podrían conseguir”. UPN ha querido cerrar la comisión de investigación hasta en 3 ocasiones alegando que no hay nada que aclarar, pero los datos demuestran lo contrario. “Hemos encontrado una factura que podría mostrar la participación cruzada de la empresa que redactó los pliegos del proyecto y la que finalmente resultó adjudicataria” ha detallado el portavoz EHBildu, “si esto se demuestra tal cual, estamos ante algo muy grave que atenta contra le Ley de Contratos “.