Los siniestros ocurrieron en verano de 2018 en el proceso de desmantelamiento de la central nuclear, pero han sido ocultados hasta ahora. A juicio de Mikel Otero, “esa falta de transparencia es grave y pone en solfa la labor de la comisión interinstitucional que hace seguimiento del desmantelamiento de Garoña”.

Mikel Otero ha solicitado que comparezca en el Parlamento la comisión interinstitucioal constituida en 2017 por el Gobierno de Lakua, la Diputación de Araba y administraciones locales para hacer seguimiento del proceso de desmantelamiento de la central nuclear de Garoña. “Ese órgano fue creado a propuesta de EH Bildu, pero su trabajo está en cuestión porque hasta ahora no hemos sabido que durante el pasado verano en Garoña hubo tres accidentes en los que se vertió material radiactivo. El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) no ha dado a conocer hasta hace pocos días ninguna información al respecto y es muy grave que la comisión integrada por las instituciones vascas tampoco supieran nada de esos accidentes. Y si lo sabían, peor todavía, porque significaría que han ocultado información muy relevante. En un caso o en otro, la dejadez con que está actuando esa comisión es evidente y eso pone en solfa su labor y hasta su propia existencia. Por eso es importante que dé explicaciones en el Parlamento y que comparta toda la información que tenga sobre esos accidentes”.

En opinión del parlamentario de EH Bildu, “es muy preocupante la nula transparencia con que se está desmantelando Garoña y está claro que la actividad de la comisión interinstitucional no está sirviendo para acabar con la opacidad; es inaceptable que en verano de 2018 se produzcan tres accidentes y no haya información al respecto hasta febrero de 2019”. Concretamente, según la información dada por el CSN, el primer accidente tuvo lugar el 20 de julio, cuando una fuente radiactiva que estaba siendo transportada se les cayó al suelo y la cápsula de cesio-137 que estaba dentro se salió del envase de plomo. El 2 de agosto hubo un vertido de 50 litros de lodo radiactivo, que también se volvió a verter 15 días después en el tercer accidente.

@ehbildu_legebil