Resumen del segundo día de las jornadas Camino del Estado Vasco, que se han celebrado en el Teatro Campos de Bilbao:

PRIMER PANEL:

 La necesidad de construir un Estado feminista
La ex secretaria general del sindicato LAB Ainhoa Etxaide, la investigadora de la UPV Jule Goikoetxea y la profesora de la Universidad Pompeu Fabra Tània Vergé, con Mila Amurrio como moderadora, han reflexionado sobre la necesidad de construir un Estado feminista.
Tània Vergé ha explicado de una manera muy gráfica qué no deben ser los Estados construídos tras la culminación de procesos constituyentes en Euskal Herria y Catalunya: “No queremos construir una miniEspaña”. Jule Goikoetxea, por su parte, ha explicado qué debe ser: “Debemos construir un Estado feminista”.

Tània Vergé ha explicado que la historia de las mujeres en los procesos constituyentes y en el logro de derechos es una historia de marginación, ya que todo se ha realizado desde una visión masculina y centrado en los derechos de los hombres. Ha destacado que en los procesos constituyentes actuales se debe superar ese recorrido. “Se deben crear alianzas entre el soberanismo y el feminismo y buscar la transversalidad, ha afirmado Vergé. Para ello, ha considerado necesario analizar diferentes formatos de procesos constituyentes, feminizar espacios, adecuar los modelos de participación.

Ainhoa Etxaide ha explicado que el movimiento feminista ha convertido en sujeto a la mujer y que es necesario que en los procesos constituyentes el movimiento feminista sea sujeto. Asimismo, ha añadido que el sistema capitalista hace cada vez más difícil que la mujer sea sujeto político activo, pero ha añadido que mediante la nueva labor para la creación de Estado se ha de institucionalizar y dibujar otro futuro, y que habrá que fijar qué y cómo debe decidir el movimiento feminista. Ha defendido que la agenda la debe marcar el movimiento feminista y que no debe entrar en debates que fijen otros. Por otro lado, Etxaide ha subrayado que se debe trabajar en el día a día y seguir dando pasos en la construcción de país, sin necesidad de esperar a contar con un Estado.

Jule Goikoetxea ha apostado por el empoderamiento y, en ese sentido, ha considerado fundamentales la desmercantilización y la desfamilirización. “La desigualdad entre hombres y mujeres es una desigualdad de poderes. El hombre explota a la mujer y es necesario romper con eso; hay que construir nuevas prácticas de conocimiento, ya que conocer a día de hoy es pensar de una manera heterosexual; hay que romper con las clases hombre-mujer, creando espacios no mixtos...”.

Las tres ponentes han destacado que los procesos constituyentes feministas o los Estados feministas tienen un gran poder de atracción: “Quienes desean un Estado feminista creen que ha día de hoy es más fácil construir un nuevo Estado feminista”, ha afirmado Goikoetxea.

 

SEGUNDO PANEL:

La política de infraestructuras, una política de Estado fundamental
El profesor de la UPV Unai Fernández de Betoño, el parlamentario de EH Bildu Mikel Otero y el profesor de la Universidad de Barcelona Daniel Albalate han hablado sobre la política de infraestructuras, una materia que han considerado política de Estado y muy necesaria a la hora de crear un Estado.
Los tres ponentes han destacado que la competencia de las grandes infraestructuras corresponde a los Estados, en nuestro caso a los Estados español y francés. Han considerado que esta realidad debe cambiar, para adecuar las infraestructuras al proyecto nacionales y a las necesidades de la ciudadanía.
Mikel Otero ha señalado que la política de infraestructuras tiene una gran incidencia en nuestro día a día. Así, ha explicado que el agua, el gas o la gasolina que consumimos a diario llega como consecuencia de una política concreta de infraestructuras y que es el Estado el que decide sobre estas materias, sin tener en cuenta nuestros intereses y necesidades. En el caso del Estado español, ha criticado que las infraestructuras están sobredimensionadas.

Daniel Albalate ha criticado la política de infraestructuras del Estado español ya que está diseñada según sus propios intereses e impulsa el centralismo. “Buena muestra de ello es el TAV. El objetivo del TAV es conectar Madrid con las provincias y eso ha sido defendido por todos los partidos que han estado en el Gobierno, y eso sucede porque lo ven como un proyecto fundamental para la unidad nacional”.

Por otro lado, Albalate ha explicado que el tema de las infraestructuras ha sido fundamental en el proceso soberanista catalán, ya que ha servido para que la ciudadanía se de cuenta que las decisiones de España no se toman en base a los intereses de la ciudadanía catalana. “En lo referente a los aeropuertos, se prioriza Barajas dejando de lado al resto. Pero fue la crisis de los trenes de cercanías la que hizo abrir los ojos a la sociedad catalana: con el colapso de los trenes de cercanías del 2008 las y los catalanes se dieron cuenta que al Estado español no le importaba lo que sucedía en Catalunya”.

Unai Fernández de Betoño también ha destacado la importancia de las infraestructuras con una visión de Estado, y ha subrayado los problemas que genera que las decisiones las tomen los Estados español y francés: “Se crean duplicidades (5 aeropuertos, por ejemplo), construir un puerto seco y que luego el Estado construya un servicio ferroviario que no contempla mercancías; que comarcas como la de Oarsoaldea y Armiñon estén llenas de cemento por diferentes infraestructuras...”.

Por último, Otero ha explicado qie en Euskal Herria hay dos tendencias ante esas políticas de Estado. “Una es la del no, la que se muestra en contra de la construcción de esas infraestructuras; y la otra es la que acepta esa planificación y espera algún beneficio de ello”.

 

TERCER PANEL:

Diferentes visiones sobre el camino para la consecución de la independencia

El profesor de la Universidad de Leeds Imanol Galfarsoro, el profesor de la Universidad de Michigan Joseba Gabilondo y el profesor de la Universidad de Barcelona Quim Arrufat, moderados por Unai Apaolaza, han reflexionado sobre los caminos para la consecución de la independencia.
Joseba Gabilondo, que ha intervenido via videoconferencia, ha centado su discurso en ofrecer “recetas para la independencia”. “Si queremos que el proyecto independentista sea atractivo, llegar al 60%, tenemos que llenar de contenidos la independencia. Por otro lado, el proyecto independentista debe hacer frente al neoliberalismo, debe dotarse de un contenido transformador. Con el PNV puede que algún día consigamos la independencia, pero sería un Estado neoliberal y no conseguiríamos una gran diferencia. Por lo tanto, hay que hacer frente al neoliberalismo”. Por otro lado, ha propuesto crear y utilizar cuatro esloganes simples, sobre estos temas: sanidad universal, nacionalización de bancos, convertir la vivienda en derecgo, garantizar las pensiones, un sueldo base de 1.500 euros y no al ejército.
Imanol Galfarsoro ha presentado un planteamiento muy diferente: “No creo que la independencia sirva para hacer frente al neoliberalismo”. Por otro lado, ha afirmado que tanto en la izquierda vasca como la catalana se ha producido un cambio: “Hoy en día hablamos de la independencia social, pero debemos saber conjugar eso con la realidad, quiero decir que debemos hablar de gstión”. En opinión de Galfarsoro, debemos de dejar de considerar la independencia como una utopía, mostrar un talante pragmático y explicar qué tipo de Estado queremos construir.
Quim Arrufat ha explicado la evolución del proceso catalán. Ha señalado que hace 10 años se rompieron las normas del régimen del 78 y que ya no tenía sentido, por ejemplo, reivindicar la soberanía fiscal para hacer frente a la crisis. Así, se fortaleció el movimiento independentista y en la idea de democracia Vs Régimen, la independencia se convirtió en democracia y se plantearon acuerdos ciudadanos, entre la ciudadanía de Catalunya. De esta manera, la resistencia salió del mundo nacionalista y se pasó a un nuevo modelo.
Ese cambio se produjo entre quienes apoyan la independencia, pero todavía no se habían cambiado el discurso ni las élites. Como consecuencia de ello, a partir del 3 de octubre la ciudadanía dejó en manos de las élites el camino a la independencia, pero Arrufat ha considerado que esto debe cambiar. “La estructura de Estado más importante que tenemos es el pueblo. Es eso lo que debemos fortalecer. Debemos buscar momentos para activar al pueblo”. Asimismo, ha hecho un llamamiento a poner el marcha la desconexión con el Estado y el proceso constituyente, “porque esa es la mejor propaganda que podemos hacer para establecer una base social”.