Hace un año la ciudadanía navarra apostó en las urnas por el cambio político y social. Tras años de trabajo en la calle, a través de colectivos, movimientos sociales y populares, el cambio llegaba a las instituciones mediante un acuerdo entre diferentes en lo que llamamos el “Cambio a la Navarra”. Un cambio que ha llegado mediante el entendimiento y negociación de formaciones diferentes pero que comparten un mismo objetivo, el cambio político de Navarra que termine con años de Régimen y desmonte sus estructuras excluyentes y clientelistas. El “Cambio a la Navarra” es la suma de fuerzas por el cambio, que prescinde de un PSN que la historia cercana venía demostrando, no es un partido de fiar. Tras años de frustraciones, el PSN dejó de condicionar el cambio, perdiendo la centralidad política del proceso. Un cambio que debe servir de ejemplo y debe marcar el camino para futuros proyectos de cambio que pueden darse tanto aquí en Navarra como en el estado.

Durante este año, el Gobierno y los diferentes Ayuntamientos del Cambio, han avanzado en el desmontaje de las estructuras del régimen, acercando las instituciones a la ciudadanía y buscando una mayor implicación de todos y todas en el fomento de medidas más justas y no excluyentes. Un nuevo escenario que todavía UPN y PP no han asumido y en el que cada día demuestran no sentirse cómodos. Así, mediante polémicas estériles han tratado de torpedear y tapar medidas de avance, participativas, populares y sociales que se han ido tomando ayuntamiento por ayuntamiento y en el Gobierno de Navarra. Una situación en la que también el PSN ha demostrado estar alejado de las posturas del cambio, volviendo a mostrarse sumiso al antiguo Régimen.

EH Bildu celebra este primer aniversario del “Cambio en la Navarra”, como ejemplo para seguir trabajando y avanzando. El objetivo, no puede ser otro, que conseguir que el cambio sea profundo y duradero.

Iruñea

Noticia del canal electrónico no encontrada

Pueblos

Noticia del canal electrónico no encontrada