La política pública sobre dependencia es un pilar fundamental de los servicios sociales. Una necesidad básica acentuada aún más por el aumento de la esperanza de vida de la población. Aún así, la respuesta de la Administración a las necesidades de uno de los sectores más vulnerables de la sociedad ha sido de escasa efectividad; Clara muestra de ello es la Ley de Dependencia: Que ha fracasado de manera estrepitosa en su implantación, entre otras razones, por su deficiente sistema de financiación.

Estos 9 meses han sido suficientes para evidenciar 2 realidades: 1.- Se está lejos de garantizar un servicio integral de calidad 2.- El nulo interés de la Ministra Ana Mato por la dependencia ni siquiera se ha dignado a comparecer con su programa.   El Estado de Bienestar es un patrimonio de la sociedad que todas y todos vamos a necesitar en un momento u otro de nuestra vida. Poco va a dejar el Gobierno del PP que, con la excusa del ahorro impone sangrantes recortes que lanzan al colectivo de dependientes a la exclusión social. Doblemente hiriente: 1) conllevan al definitivo desmantelamiento del Estado de Bienestar 2) inútil, porque no va a paliar la deuda contraída. ¿Qué ahorro supone la reducción del 15% y la baja de la cotización a la seguridad social de la cuidadora o cuidador no profesional? ¿Y, la reducción en las prestaciones del 15% vinculadas al servicio (PEVS), 15% en la asistencia personal (PEAP), 25,55% en cuidados en el entorno (PECE) y 32,28% en el máximo nivel de dependencia de futuras incorporaciones? ¿Y, desterrar para siempre a las personas con dependencia moderada? ¿No son dependientes? Ante la reaccionaria reforma Gallardón de la Ley del Aborto, ¿en qué desahuciado servicio a la dependencia pretende atender a los miles de recién nacidos con malformaciones graves al año? Sra. Ministra, recortar donde no hay y más se necesita no tiene ningún sentido, ¡Hay dinero! Sin embargo, repiten sin descanso y con descaro que “el Estado no tiene más dinero” mientras succionan hasta la última gota a las personas más desprotegidas para inyectar miles de millones a la banca y a la industria armamentística. Dejen de favorecer a las rentas más altas, como han hecho todos estos años, y hagan como los Estados europeos más desarrollados q son los que más invierten en el sector público y los que aplican políticas fiscales más progresivas. ¡Cuándo les entrará en la cabeza! Que el dinero empleado en los servicios públicos no es gasto sino inversión generador de empleo de calidad. Por todo ello, Sra. Ministra, Ana Mato, la emplazamos a que: - Impulse la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal que usted reclamó en octubre del 2009. - Impulse esta Proposición de Ley y favorezca la integración y bienestar de las personas dependientes. - Invierta en la dependencia desde los Prepuestos Generales. Aunque en 2 días… Nos alarma en sus manos la garantía d este derecho fundamental: la igualdad en derechos, libertades y oportunidades de todas las personas Y, es que por ese camino lo van a conseguir, ¡Ahí nos llevan! Justo ahí: al vacío, al escenario 0! 0 derechos! 0 libertades! 0 oportunidades! Tanto a dependientes como no dependientes Ahí, todos iguales, despojados de todos los derechos! Es el momento de establecer la prioridad absoluta: la educación, la sanidad, las pensiones y la dependencia =Línea roja, que no se puede transgredir. Gipuzkoa lo tiene claro: no aplicar los recortes y seguir avanzando. No permitir el enorme perjuicio contra sus 26.000 dependientes, aunque para ello tenga que aportar él los 10millones que ahorra el Estado. Gipuzkoa ya ha marcado cual es el modelo a seguir. Nunca es necesaria la independencia socioeconómica y política de Euskal Herria. Espero que el próximo Gobierno Vasco tenga la suficiente sensibilidad y que asuma las cotizaciones a la seg. social de sus 3.300 cuidadoras y cuidadores no profesionales.

@ehbilducongreso