Discurso de Rafa Larreina hoy por la mañana en el Pleno en defensa de la enmienda a la totalidad:

- Estamos ante unos presupuestos que profundizan en la recesión, que son tremendamente injustos porque aumentan las desigualdades sociales, estamos ante unos presupuestos que son la expresión de un fracaso económico y social. - La ley más fuerte contra el fraude fiscal es la amnistía fiscal. - Estos Presupuestos no son reales. Seguramente, antes de que se aprueben habrán sufrido más de una modificación. Ayer el ministro hizo un debate con habilidad cuando decía que no había que entrar en un debate clásico. Desviaba el debate… no entraba a las cifras, al propio presupuesto. Es inteligente porque entrar en el debate clásico no le conviene. Porque la realidad es que estamos ante unos presupuestos clásicos. Lo cual, lo lógico es que la enmienda a la totalidad también sea clásica. Pero también tengo la sensación que nos ha querido torear al resto de los grupos de la cámara llevándonos a otro debate que no es el debate presupuestario. Y esa sensación de ser toreados es el que tiene la gente de la calle. La gente está legítimamente indignada en la calle. Lo que ustedes están consiguiendo es generar desconfianza y desesperanza en la gente. Le decía que estamos ante unos presupuestos clásicos, teóricamente comprometidos con el objetivo del déficit o el crecimiento económico y el empleo… y usted sabe que eso es pura teoría y que no van a poder hacer realidad. Y ese es el problema de fondo de estos presupuestos. Estamos ante unos presupuestos que para cuando se aprueben, seguramente estén modificados como pasó el pasado mes de junio. Entonces, dentro de los recortes uno de los departamentos con menos recortes era el de defensa, y dos meses después, se incrementaron sus partidas en un 30%. Pero resulta, que ayer, el señor Morenés decía en un foro que defensa debe 30 mil millones de pesetas en armamento, que es una deuda que arrastra ese departamento debido a los programas estratégicos de armamento desde los años 90. Y decía que no sabía realmente como lo iban a pagar. Resulta que no concretó como lo iban a pagar. Si esa cantidad lo incluimos dentro de la deuda, nos cambiará todas las cifras. Esto es un ejemplo de que estos presupuestos no tendrán nada que ver con la realidad. Por eso le decimos que hay que abordar el problema que tiene el Estado español. Hay que ir a la raíz. Y estos presupuestos no van a la raíz. Mire usted. Según su gobierno el futuro inmediato puede definirse como de recesión suave que supondrá un descenso del 0,5% del PIB para el 2013. Sin embargo, contradiciendo frontalmente estas previsiones, el FMI afirma que España junto con Grecia serán las economías a nivel mundial y prevé una caída del PIB español de 1,3%. En el mismo sentido, el Banco de España dice que la contracción económica será de entre 1% y el 1,5%. Y ayer mismo el panel de expertos del FUNCAS apuntaba una contracción del PIB del 1,6% del PIB para este año y del 1,5% para el 2013. Usted afirma hoy que están cerca de conseguir el objetivo de dejar el déficit público en un 4,5% a final de 2013 Hoy mismo el panel de FUNCAS apunta a un saldo presupuestario del -6,9% del PIB para este año (sin incluir el impacto de las ayudas a las entidades bancarias) y la estimación para el 2013 es del -5,1% Si nos atenemos a las previsiones del FMI, quien calcula que éste no bajará del 6,7% del PIB, vemos que su objetivo es inalcanzable. En esta misma medida, el objetivo de llegar a un 3% de déficit no se alcanzaría hasta 2017, tres años después de lo previsto por el Gobierno. Tales previsiones corroboradas por los informes realizados desde otras instancias privadas y públicas, echan por tierra los pilares sobre los cuales se asientan estos presupuestos que profundizan en la crisis provocando una mayor contracción económica y una disminución del desempleo. Estamos ante unos presupuestos que profundizan en la recesión, que son tremendamente injustos porque aumentan las desigualdades sociales, estamos ante unos presupuestos que son la expresión de un fracaso económico y social. Nos han traído aquí unas cuentas públicas continuistas de las que aprobamos aquí hace unos pocos meses y que han tenido ya frutos muy amargos para la gente de la calle: salarios en descenso para la mayoría, paro masivo y recortes sociales que profundizan en la desigualdad. De hecho, el coeficiente de Gini que mide el nivel de desigualdad en la sociedad –la diferencia entre las rentas de los más ricos y los más pobres- según Eurostat ha subido 2,7 puntos enteros desde el año 2008, mucho más que ningún otro estado europeo, más que Grecia o Portugal. No es un estudio teórico, está contrastado con la realidad, la dura realidad, de los datos económicos: los beneficios empresariales han aumentado en 23.000 millones de euros en el último año. Las empresas que componen el principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35, lograron entre enero y junio un beneficio de 13.323 millones de euros. De acuerdo con los datos del INE hechos públicos la semana pasada, las Sociedades de Inversión de Capital variable (SICAV) han crecido en algunos casos hasta un 50%, en contraste con el descenso del 3,2% de la renta disponible en los hogares del estado español en el segundo trimestre de este año 2012, o con el desplome en un 16% de la riqueza de las familias en el último año. La tasa de pobreza ha crecido hasta el 21% desde el 19,4% del 2011; una de cada cuatro personas menores de 16 años están bajo el umbral de la pobreza, el 35,8% de las personas paradas está en riesgo de pobreza; ayer Cáritas hacía público que en el último año han atendido a UN MILLON OCHOCIENTAS MIL PERSONAS; los ingresos medios anuales de una familia se han reducido en 1,9%. El 12,7% de los hogares llegan a fin de mes con mucha dificultad, frente al 9,8% del 2011, el 7,4% de los hogares tiene retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda (1,2 puntos más que en el 2011). Y muchas más cosas señor Montoro. Muchas más. ¿Qué me dice usted sobre la política fiscal de su Gobierno? La ley más fuerte contra el fraude fiscal es la amnistía fiscal. ¡Insultante! Desde un punto de vista humano y social, resulta insultante comprobar cómo, un año más, los intereses de las finanzas y los bancos son puestos por delante de los de las personas, incrementándose el pago de la deuda pública en un 33,7% los gastos financieros, mientras que el conjunto de gastos ministeriales (en los Ministerios sociales los recortes son aún mucho mayores), el recorte promedio es de un 8,9%. Por primera vez en la historia -exceptuada la partida correspondiente al pago de las pensiones-, el coste de la deuda pública se convierte en 2013 en la mayor partida de los Presupuestos del Estado (38.615 millones de euros), superando así a otras como los gastos de personal de todo el funcionariado público (27.672 millones de euros) o el conjunto de los gastos de fomento del empleo y prestaciones por desempleo (30.765 millones). Pero es que además esa deuda pública es muy poco pública, pues es fruto de un proceso continuado de conversión de la deuda privada acumulada por la Banca española durante los años dorados de la especulación cementera y el pelotazo urbanístico (créditos asumidos con la gran Banca internacional, sobre todo alemana y de otros países de Europa), en deuda pública asumida por éste y el anterior Gobierno, cuyo pago se hace recaer sobre los presupuestos públicos y, sobre todo, con cargo a fuertes recortes las partidas sociales de los mismos: educación, sanidad, prestaciones, inversiones públicas,… Señor Montoro; la coalición Amaiur quiere la completa soberanía de Euskal Herria porque pensamos que esa es la mejor fórmula para salir esta crisis económica y social. Pero no solamente para nosotros, los vascos, también para ustedes, para el resto del Estado español. Señor Montoro; es mentira que el debate soberanista genere desconfianza económica y si no, mire al Reino Unido, a Bélgica, a Canadá… Señor Montoro; nosotros pretendemos ser soberanos para construir un país solidario para con nosotros y para con los demás.

@ehbilducongreso