Intervención de Rafa Larreina en el debate de totalidad del Proyecto de Ley de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios:

Es una protección reducida, simbólica, que quiere lavar la cara de un Gobierno que es muy condescendiente con los grandes, con los fuertes, con la banca, con la gran banca especialmente, mientras que se muestra indiferente con los problemas reales de la gente de a pie. El Gobierrno del PP da la espalda a las vitales urgencias y necesidades de los débiles.

 

Es una Ley que establece un umbral de exclusión que excluye a la mayoría de las personas afectadas.

Es una Ley que no aborda el problema en su integridad.

Es una ley que perpetúa la indefensión de los deudores frente a las entidades financieras, pues no da respuestas reales, eficaces, a las situaciones de familias consecuencia de insolvencia sobrevenida no dolosa.

Es una ley en la que hay grandes ausencias, ausencias clamorosas: no aborda la dación en pago con carácter retroactivo y no se aborda una moratoria real que ponga límite, que ponga fin a la usura que suponen los intereses de demora.

Es una Ley que sólo paraliza el desahucio en su fase final, paraliza el lanzamiento, en vez de actuar previamente para evitar la pérdida de la propiedad por parte de las familias afectadas.

Es una Ley que no propone medidas para evitar en el futuro el sobre-endeudamiento ni establece compromisos ni medidas para promover parques de vivienda pública para alquiler social que haga efectivo el derecho a la vivienda.

Su ineficacia a la hora de dar respuesta a un problema dramático para tantas familias, nos reafirma en la necesidad de ejercer cuanto antes nuestra soberanía plena para dar respuesta en clave social a la situación de tantas familias y personas individuales que se ven indefensos ante el poder de la banca y que no se les permite ejercer el derecho a una vivienda digna.

@ehbilducongreso