Armeniako genozidioa publikoki onar dezala eskatu dio Amaiurrek Espainiako estatuari, hala ere, Congresuak atzera bota du Jon Iñarritu diputatuak aurkezturiko Legez Besteko Proposamena.

Joan den mende hasieran armeniar herriak jasan zuena jakite aldera, Khoren Terterian, Armeniak Madrilen duen enbaxadorearekin hitz egitera gonbidatu ditu Iñarrituk atzerri gaietako batzordeko kideak.

Diputatu soberanistak gogora ekarri du ere bai, Nazio Batuen Erakundeak eta Europako Batasunak berak ere Genozidioa publikoki onartu dutela eta Espainiako estatuak zergatik ez duen egin galdetu dio gobernuari.

Kongresuak atzera bota du Amaiurren ekimena.

Iñarrituren diskurtsoa:

Hoy, de nuevo, vuelve a esta cámara, una proposición que brinda la oportunidad para que el Estado español reconozca públicamente el Genocidio Armenio. Si bien es cierto, que a mí personalmente como independentista vasco, ciudadano de la Comunidad Autónoma Vasca, me podría resultar suficiente la declaración realizada por unanimidad en el Parlamento Vasco en el año 2007 reconociendo este exterminio ( por cierto apoyada por el PP y PSOE).

Me he permitido presentar esta propuesta, animado por un lado por la petición de ciudadanos vascos de origen armenio, y por otro lado por la intolerable presión ejercida hace tan solo unos meses por Turquía en relación a la aprobación por parte de la Asamblea Nacional francesa de una ley para condenar la negación de este crimen contra la humanidad. Presión que como testigos hoy es bastante frecuente.

Señorías, es un hecho científicamente comprobado que en los estertores del Imperio Otomano , el Gobierno dirigido por los Jóvenes Turcos aprovecho el contexto de la I Guerra Mundial para planificar , dirigir, supervisar la masacre sistemática de hombres mujeres y niños de la minoría armenia, con el fin de crear un imperio exclusivamente turco. Para ello realizaron varias campañas de detención, deportación, marchas forzadas y asesinatos de la población armenia. Lo que supuso la desaparición de las 2/3 partes de los armenios que vivían en Anatolia. Perecieron cerca de 1 millón y medio de personas.

A día de hoy, contamos, con el testimonio de cientos de testigos oculares, periodistas, juristas, diplomáticos, misioneros extranjeros, militares otomanos, contamos con fotografías y documentos. Y sobre todo contamos con el testimonio de los supervivientes y sus descendientes, testigos directos de aquella atrocidad.

Por ejemplo, les animo a que si tienen la oportunidad pregunten al embajador armenio en Madrid, Khoren Terterian, la terrible historia vivida por su familia en Esmirna. A pesar de esto, hay personas que nos quieren negar, contextualizar, banalizar, relativizar lo que ocurrió.

Hechos que deben motivar el mismo desprecio que nos supone las declaraciones de Mahmud Ahmanidejad cuando lo hace con la Shoah. El carácter masivo, planificado y selectivo de estas masacres demuestra que lo ocurrido fue un genocidio, que como el propio padre de este término el jurista judío Raphael Lemkin definió como “el acto que supone la destrucción de una nación o grupo étnico”.

Exactamente eso es lo que ocurrió! De igual forma, este hecho encaja a su perfección en la definición de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948 y en la del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) de 1998. La propia "International Association of Genocide Scholars" lo califica como tal. La ONU, La UE, varios estados lo reconocen. Y aun así hay sectores que se niegan a hacerlo! Si se preguntan por qué el Estado español debe reconocer este hecho yo les daré tres razones:

1. Las victimas deben ser reconocidas. En primer lugar, las víctimas y los descendientes de este genocidio tuvieron y tiene que soportar la doble pena de que en varias ocasiones se les niega lo que ocurrió, lo que les supone un dolor añadido. El propio autor de la mayor de las exterminaciones jamás cometidas, Adolf Hitler, el 22 de agosto 1939, reunido con sus jefes militares en Obersalzberg como forma de justificar sus crímenes futuros expresó. ¿“Quién se acuerda ya del aniquilamiento de los armenios”?

Los Tribunales penales internacionales para Ruanda y la ex Yugoslavia, o la Conferencia para la firma del estatuto de la Corte penal han subrayado la necesidad de luchar contra la impunidad y contra el olvido de los genocidios y crímenes contra la humanidad. Lo que ocurrió dijo el presidente armenio Robert Kotcharian “No es la tragedia de un pueblo sino de la humanidad entera”. Por ello, este reconocimiento por cualquier estado, organización o parlamento tiene valor añadido

2. Europa. En segundo lugar, se debe tener en cuenta la Resolución del 18 de junio del 1987 del Parlamento europeo en la cual se reconocía este genocidio, en base a la cual varios estados y parlamentos europeos se han sumado a esta declaración (Austria, Bélgica, Países Bajos, Polonia, Francia, Escocia, Cataluña, Comunidad Autónoma Vasca entre otros, en aras de fomentar un posicionamiento común sobre asuntos exteriores, esto es, sería beneficioso este reconocimiento

3. Turquia, En tercer lugar, se debe hacer por solidaridad y apoyo a los sectores intelectuales, europeístas, y más avanzados de Turquía. Ya que a varios de ellos el reconocer este hecho, en los últimos años les ha supuesto procesos judiciales bajo la acusación de “insultar o denigrar al pueblo turco”. Como le sucedió al Nobel de Literatura, Orhan Pamuk , a la escritora Elif Safak o al propio periodista Hant Drink, que fallecería poco después asesinado por un extremista.

En conclusión, hoy previsiblemente no va a ser posible que el Congreso tenga la valentía y el deber de reconocer esta barbarie. Hoy se dará un tortazo al pueblo armenio, a los intelectuales y sectores avanzados y demócratas turcos. Quizás esta noche alguien brinde con raki y vuelva a repetir ¿“quién se acuerda ya del aniquilamiento de los armenios”? Señorías, si bien me apena que hoy no se vaya a aprobar esta proposición, me voy esperanzado ya que estoy convencido de que en un futuro cercano tanto esta cámara como la propia Asamblea Nacional de Ankara se reconocerá esta verdad histórica.

Muchas gracias.

@ehbilducongreso